No llores por mí Valencia.

Breve ha sido mi estancia en Valencia donde llegué asado de calor, deseando ver el mar y bañarme en el.
Lo primero que hago al llegar a un lugar es buscar un buen sitio donde poner mi chalet.

Lo encontré muy rápido y además con buenos vecinos como Romulo y su pareja Maria con los que mantuve una agradable tarde de conversaciones. La ciudad lejos de ser una gran urbe tiene el encanto de su gente que como Juan carlos el ciclista que me salvo de horas y kilómetros dando vueltas buscando la dirección correcta a Valencia desde Buñol. O Sergio que se interesó por mi viaje.

La ciudad mejor recorrerla en bicicleta que caminando,se llega a todas partes gracias a su extenso carril bici y se llega antes lo que permite no asarnos con el calor Valenciano.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: